+ PRÓXIMO DÍA 3 DE NOVIEMBRE, ORDENACIÓN DIACONAL DE NUESTROS COMPAÑEROS ANDRÉS Y MIGUEL A LAS 11:00H EN LA S.I. CATEDRAL DE JAÉN +

jueves, 15 de febrero de 2018

Viaje de Comunidad a Portugal: a los pies de Nuestra Señora de Fátima



https://photos.google.com/share/AF1QipNXbCNgB51TstB5aNzCjwFHGMPDo8h4_9ki9BMEIKFupQprmGvkRB1MA8GI5QNeZA?key=NGhTX19KTnM3dF8yNUhMSllweEs0VmdZVG55YTJn
Después de los exámenes del primer cuatrimestre, la comunidad del Seminario Mayor aprovechamos la semana siguiente para descansar, viajar y conocer algunos lugares importantes y significativos y así poder pasar unos días de convivencia. Este año nuestro viaje de comunidad ha tenido como destino el Santuario de Fátima en Portugal, el pasado mes de noviembre se clausuró el centenario de las apariciones de Fátima y entre todos vimos que la mejor opción era visitar y rezar junto a María, conocer su santuario y el ambiente religioso que mueve tantos corazones para ir a rezar pidiendo sobre todo la conversión.

El viaje fue entre los días 5 al 9 de febrero, los dos primeros días los pasamos en Fátima, allí celebramos la Eucaristía en la capilla donde se encuentra la talla de la Virgen de Fátima, también tuvimos oportunidad de rezar el via crucis por el camino que traían aquellos partocillos hasta llegar a su pequeño pueblo. Los siguientes días visitamos municipios como Aveiro y Bathala, donde pudimos ver su  majestuoso Monasterio, conocido como el convento de Santa María de Vitória. El último día de viaje nos dirigimos a la capital portuguesa, a Lisboa, para disfrutar del encanto de sus calles y barrios antiguos y más tarde de toda la zona nueva, a los pies del mar atlántico. Por último visitamos el Monsaterio de los Jerónimos y la torre de Belem.

Este viaje nos ha servido para desconectar de nuestra rutina, suele ser un ritmo fuerte el que llevamos en el Seminario, y estos momentos para nosotros son momentos de compartir en comunidad nuestro día a día, incluso nos ayudan a pararnos más para reflexionar y orar. En esta ocasión a los pies de María, a la cual le pedimos allí en su santuario que no dejara de interceder por todos nosotros, sobre todo para que no nos falten vocaciones y los sacerdotes cada vez crezcan más en santidad. Como siempre, os seguimos pidiendo que tengáis a esta comunidad del Seminario presente en vuestras oraciones.